Gas, inducción o vitrocerámica

Gas, inducción o vitrocerámica

En artículos anteriores hemos hablado de la importancia de las cocinas. En estos trabajos se ha explicado la importancia de los materiales o los colores. Nuestra cocina va a ser una de esas habitaciones vitales en nuestra vivienda. De hecho, nos guste cocinar o no, se trata de un área en el que compartiremos grandes momentos.

Pero hoy os queremos presentar un dilema que trae a muchos de cabeza ¿gas, inducción o vitrocerámica? Hoy os traemos las ventajas e inconvenientes de cada uno.

Gas, inducción o vitrocerámicaEn primer lugar, recordar que en estas cuestiones no hay una respuesta correcta. Ya se sabe que sobre gustos no hay nada escrito. Así pues, cada una de estas opciones nos abre diferentes posibilidades. La tradicional cocina de gas, por ejemplo, es el modelo que menos consume. Además, admite todo tipo de recipientes, calienta muy rápido y contamina muy poco.

Sin embargo, no son todo ventajas. Esta alternativa tiene una serie de inconvenientes, como se presenta a continuación. Es difícil de limpiar, depende del butano y requiere un mantenimiento mayor que el resto de posibilidades que ahora veremos. Finalmente, no se puede controlar de forma eficiente la temperatura.

Gas, inducción o vitrocerámica: que nos aportan

La vitrocerámica es otra elección frecuente. Entre las distintas virtudes que obtenemos de esta preferencia, podemos resaltar la conservación de calor. Es un punto muy relevante, ya que permite mantener la comida caliente tras concluir su preparación. También es bastante sencilla de limpiar, acepta todo tipo de recipientes y tiene un precio inferior a la placa de inducción. En contraposición, del lado negativo, encontramos la delicadez. Esta elección nos lleva a utilizar productos muy concretos para la limpieza. Además, se pueden rayar con facilidad por lo que hay que tener cuidado a la hora de cocinar.

En el último lugar hay que valorar la inducción. Este tipo de placas poseen muchas cualidades positivas. Así pues, son fáciles de limpiar, se calientan muy rápido, no queman, y la temperatura se regula con comodidad. Pero como nada es perfecto, el uso de esta variedad requiere la compra de sartenes y ollas específicas para inducción. Otro inconveniente es el precio. Esta alternativa es más cara que el resto de las opciones planteadas.Gas, inducción o vitrocerámica

En www.reformasquale.com te estaremos asesorando desde el principio. Llámanos al 951082526 o envíanos un email a info@reformasquale.com.